Albahaca (Ocimum basilicum)

La Albahaca (Ocimum basilicum), de la familia de las lamiáceas, es una hierba aromática anual de crecimiento bajo (entre 40 y 60 cm) con hojas de un verde lustroso, ovales u ovadas, dentadas y de textura sedosa. Emite espigas florales terminales, con flores tubulares de color blanco o violáceo.
Esta planta es muy sensible a las heladas. Se cultiva únicamente por semillas, que se pueden sembrar en semilleros o macetas en un invernadero a principios o mediados de la primavera. Requiere una posición soleada, aunque en climas de veranos muy calurosos agradece algo de sombra y suelos fértiles, permeables y húmedos.
Originaria de la India, pero dado que se adapta a casi todos los climas tropicales se le conoce en casi todo el mundo.
Existen muchos tipos de albahaca: italiana (de hojas grandes), griega (de hojas pequeñas y perfumadas), mexicana (aroma intenso y dulce) y muchas más.
Es una planta tierna que se cultivó en los jardines de hierbas durante 200 años, aunque su popularidad disminuyó hacia principios del siglo pasado.
El resurgimiento se debe en gran parte al mayor interés puesto en la cocina provenzal, italiana y últimamente de Tailandia.
Aroma y Sabor
Tiene un inconfundible aroma picante, acompañado del cálido sabor a clavo de olor y pimienta, con notas de menta y regaliz. La mayoría de las diferentes variedades de albahaca cultivadas en muchas regiones de Asia tienen un sabor parecido al clavo (Eugenia caryophyllata), que es generalmente más fuerte que el de las variedades europeas.
Usos Culinarios
Más conocida como la base del pesto genovés y emparentada con el pistou del sur de Francia, la albahaca combina bien con el ajo, el aceite de oliva, el limón y los tomates.
Su sabor realza los platos con berenjenas y chiles, así como también las papas, los frijoles y el arroz.
Para retener su aroma y sabor, es mejor usar sólo un poco durante la cocción y añadir el resto al final.
La especie O. tenuiflorum, estrechamente relacionada, es una hierba sagrada en la india, aunque no muy utilizada culinariamente, sus hojas se utilizan para preparar un té como remedio de resfriados. Conocida como "Tulasi", a esta planta se le rinde culto, al ser considerada muy apreciada por Vishnu en algunas sectas Vaishnavas. Es un ingrediente muy común en la cocina tailandesa, vietnamita y china, por su fuerte sabor parecido al anís (Pimpinella anisum), se usa para condimentar el curry y las verduras salteadas.
Es frecuentemente usada en la cocina mediterránea, se puede consumir fresca o seca para aderezar tanto ensaladas, sopas de verduras, salsas para acompañar platos de pasta - la famosa salsa italiana de pesto la lleva como ingrediente principal - como guisos de todo tipo de carnes.
La hierba fresca se puede mantener en el refrigarador durante cortos periodos de tiempo guardada en una bolsa de plástico o durante periodos más largos en el congelador, si se la escalda rápidamente en agua hirviendo. También se pueden mantener las hojas frescas en un tarro con una pizca de sal y cubiertas con aceite de oliva. Seca o congelada tiene poco sabor.
Curiosidades
En la India es la planta sagrada de Vishnu, la albahaca llegó al Mediterráneo en tiempo antiguos.
Aún hoy, el aire de muchos pueblos griegos está impregnado del sabroso aroma proveniente de tiestos llenos de albahaca del monte, aunque -en esa zona- es poca usado en la cocina.
En celebraciones tradicionales de algunos aborígenes de Latinoamérica es considerada como protectora. Realizan una especie de corona y se la colocan en la cabeza para que los proteja de los malos espíritus.
Sugerencias
El sabor se destaca más si se cortan las hojas a mano en lugar de utilizar cuchillo o tijeras. Además se evita la oxidación.
Puede conservarla añadiendo un poco de sal entre hoja y hoja, y colocándolas en un frasco con aceite. Tomará un color oscuro pero el sabor de mantendrá durante meses. También puede procesarlas con aceite hasta formar un puré y conservarlas en frío.
Una maceta con albahaca en la ventana ahuyenta las moscas. Fuentes (1), (2).Fin