Toronja (Citrus × paradisi)

La Toronja, también llamado pomelo, es la fruta del árbol de la familia de las rutáceas, cultivado por su fruta. Es un híbrido, probablemente producido de forma espontánea entre la pampelmusa (Citrus maxima) y la naranja dulce (Citrus × sinensis) en las plantaciones del mar Caribe alrededor del siglo XVII.
En el breve período desde su descubrimiento ha ganado sin embargo gran favor y se consume fresca, cocida o en zumos y otras preparaciones, y es un cultivo importante en varios estados de Estados Unidos, en Sudamérica e Israel.
Uso.
La toronja se consume sobre todo fresca. Cobró popularidad a partir de fines del siglo XIX, cuando los productores de América Central y Florida comenzaron a exportar su producción a los Estados Unidos. Se lo aprecia por su bajo valor calórico y gran contenido de vitamina C; suele consumirse en el desayuno, solo o ligeramente edulcorado con miel, azúcar o endulzantes artificiales.
A veces se lo prepara horneado o braseado ligeramente como aperitivo, o se le combina con otras frutas y vegetales en ensalada. En los países anglosajones la preparación en almíbar no es infrecuente, así como la elaboración de mermeladas. El jugo se utiliza fresco o deshidratado como bebida refrescante; el vinagre obtenido del mismo es excelente, aunque caro. La cáscara de la toronja es rica en pectina, por lo que se emplea en la elaboración de conservas de otras frutas.
El aceite esencial obtenido de la cáscara es rico en limoneno (hasta un 90%); obtenido por prensa o destilación, y una vez reducido su alto contenido en monoterpenos, se utiliza como saborizante para bebidas gaseosas. Su ingrediente principal es la nookatona, y contiene además compuestos de oxígeno y sesquiterpenos. De la parte blanca interior puede extraerse naringina, un tónico amargo utilizado en alimentación.
La fruta se conserva en lugar fresco y seco hasta dos meses después de su cosecha. Fuente.Fin