Erizo de Mar

Las placas de los erizos forman cinco zonas radiales que son equivalentes a los brazos de las estrellas y cinco interradiales que corresponden a los espacios que quedan entre los brazos. Los órganos internos del animal se disponen ocupando cinco regiones en el interior de la concha. En las zonas radiales, entre sus espinas, los erizos presentan unos delicados tentáculos, terminados en una ventosa y llamados "pies ambulacrales", que son sus órganos de locomoción e intervienen en la circulación del agua, ya que están conectados al "aparato acuífero" que se encuentra dentro de la concha. Con estos pies, el organismo se adhiere al fondo rocoso para realizar su desplazamiento lento y también puede sostener piedras pequeñas y colocarlas sobre su cuerpo para protegerlo; esto sucede sobre todo en los erizos que tienen espinas cortas.
El cuerpo del erizo de mar es globoso, con una región aplanada sobre la que el animal descansa; en ella se abre la boca, que está armada con cinco dientes calcáreos, los cuales forman parte de un órgano llamado "linterna de Aristóteles". En el otro extremo del cuerpo está el ano, rodeado de diez placas: cinco grandes, en donde se localizan los orificios de sus órganos reproductores, y cinco pequeñas, formando el "aparato apical"; una de las placas grandes presenta también una serie de poros, es la "placa madrepórica" y en ella se inicia el "aparato acuífero".
El tamaño del cuerpo del erizo de mar depende de la especie, en unos llega a medir entre 4 y 10 centímetros, como en los "erizos de púas gruesas" (Eucidaris tribuloides); otros llegan a medir entre 15 y 30 centímetros, siendo los que se explotan, como el "erizo de California" (Strongilocentrotus purpuratus).
La reproducción de los erizos de mar se lleva a cabo en el seno de las aguas, en las que el animal expulsa los elementos reproductores originados en las "gónadas", que son cinco y se encuentran colocadas radialmente; éstas constituyen el órgano que se aprovecha del animal. Durante el verano y parte del otoño las gónadas maduran, aumentando de volumen y toman una coloración amarilla intensa; entonces es cuando los pescadores dicen que el animal está "gordo" y lo capturan para utilizar sus órganos reproductores.
Los erizos viven en todas las costas rocosas del mundo, sobre todo en la zona de mareas, en donde el mar forma la "rompiente"; es mayor el número de especies en la zona costera y litoral que en las aguas profundas. Se alimentan de las algas que tapizan las rocas, aunque algunos lo hacen de restos orgánicos que se encuentran en el fango o en la arena del fondo. Ocupan generalmente el mismo lugar del peñasco y regresan a él después de sus cortos desplazamientos; por la acción de sus dientes y espinas, algunos hacen oquedades en las que se esconden.
La captura mundial de erizos de mar y otros equinodermos, según la FAO, fue en 1986 de 96 161 toneladas, de las cuales Japón alcanzó la captura de 22 745 toneladas del género Strongylocentrotus; la Unión Soviética llegó a las 514 toneladas, también de este género; Francia extrajo, del "erizo púrpura" (Strongylocentrotus lividus) 80 toneladas. En América, Chile obtuvo del "erizo chileno" (Loxechinus albus) 30 500 toneladas; y EUA, del género Strongylocentrotus, 352 toneladas.
Otras especies que también forman parte de esta pesquería son el "erizo comestible europeo" (Echinus esculentus) y el "erizo comestible antillano" (Tripneustes ventricosus).
En México, en el litoral occidental de la península de Baja California se capturan dos especies de erizos gigantes: Strongylocentrotus purpuratus y Strongylocentrotus franciscanus, principalmente en la isla San Jerónimo, localizada a 17 kilómetros frente al litoral comprendido entre Punta Baja y Punta San Antonio, lugar donde también abundan, según la época del año, el sargazo, la langosta y el abulón.
La pesquería del erizo se inició en 1965, como complementaria de la del abulón, gracias al esfuerzo de los biólogos de la estación de El Sauzal, en Baja California y de una empresa procesadora, quienes enviaron al Japón muestras conservadas en salmuera y empacadas en cajas de madera.
En la actualidad, esta pesquería se encuentra en desarrollo en México y en 1987 se capturaron 4 145 toneladas; esta cifra corresponde aproximadamente a 29 millones de individuos, de acuerdo con el cálculo de los biólogos que señala que un kilogramo de gónada corresponde a 7 individuos.
La recolección del erizo se hace por medio de buzos que realizan inmersiones o "caídas" y lo sacan de manera semejante a como se hace con el abulón. Se coloca en la cubierta de la lancha, de inmediato se extraen las gónadas utilizando una "cucharilla", se colocan en un recipiente de plástico que después es entregado a la planta para su tratamiento en diferentes compuestos y se empaque en cajas de madera, para luego proceder a congelarlo.
Como las poblaciones de erizo se ven mermadas por la captura, en Japón se ha intentado cultivarlo en cautiverio, pero todavía esto no se ha logrado. Nuestros técnicos también están haciendo esfuerzos en Baja California con este objetivo. Fuente, Imagen 1, 2, 3.Fin