Arroz Integral

En el proceso de elaboración del arroz blanco de consumo tradicional, se pierde de la semilla original el 30 % de su peso, el 80% de grasas insaturadas (buenas para el organismo), el 60% de sus sales minerales y practicamente todas sus vitaminas.
Por esto, el Arroz Integral, con respecto al arroz normal (blanco), posee mayores niveles de vitaminas, minerales, proteínas y fibra, además de tener un menor porcentaje de grasa, lo cual se asocia fundamentalmente a la presencia de la cáscara del arroz, que constituye un aporte excepcional de fibra natural.
Por ello, desde un punto de vista nutricional, podemos destacar que este alto porcentaje en fibra natural, permite tener el descriptor de Buena Fuente de Fibra.
La fibra dietética o fracción no digestible de los alimentos, tiene importantes acciones fisiológicas en el organismo. Su consumo aporta bajas calorías, actúa sobre el tránsito intestinal y proporciona un aumento en la sensación de saciedad, lo que ayuda considerablemente en dietas para control de peso.
La fibra juega un importante papel en la regulación de los procesos digestivos, aumentando el volumen del contenido intestinal, facilitando la retención acuosa en su interior y estimulando el peristaltismo intestinal, lo que permite prevenir problemas de estreñimiento y enfermedades asociadas.
El estreñimiento es una afección muy frecuente en el mundo moderno, debido principalmente al consumo de alimentos muy refinados (con lo que se ha privado al ser humano de la indispensable ingestión de fibra vegetal) y a una vida más sedentaria.
Además es importante saber que está comprobado que dietas bajas en grasas saturadas y colesterol, y rica en fibra dietética contenida en cereales integrales, pueden reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y de ciertos cánceres. Fuente.Fin