Nabo (Brassica rapa)

El nabo (Brassica rapa), es una hortaliza cultivada comúnmente en los climas templados de todo el mundo por su suculenta raíz bulbosa. Las variedades tiernas se utilizan para el consumo humano, mientras que las mayores son dedicadas a forraje para el ganado.
Los nabos son muy populares en Europa, en particular en las regiones más frías, ya que se pueden almacenar durante varios meses después de la cosecha.
La especie más común de nabos comercializada como hortaliza en Europa y Norte América es principalmente de piel y carne blanca, a excepción de los 1-3 cm superiores que al sobresalir de la tierra y recibir la luz del sol son de color púrpura, rojo o verdoso. Esta parte superior se desarrolla a partir de tejido del tallo, pero permanece soldada a la raíz, que es prácticamente esférica, de alrededor de 5-15 cm de diámetro y carece de raicillas laterales. La raíz principal (que se encuentra por debajo de la raíz engrosada) es delgada y de 1 dm o más de longitud; se corta tras la recolección.
Las hojas, que se asemejan a las de la mostaza, crecen directamente sobre la parte superior sin apenas cuello. Aunque son también comestibles deben estar muy frescas, por lo que, normalmente se eliminan antes de llegar al mercado o se venden por separado. El nabo tiene un sabor acre, parecido al del repollo crudo o el rábano que se suaviza al cocinarlo.
Los nabos llegan a pesar más de 1 kg, sin embargo se pueden cosechar cuando son más pequeños. El tamaño va en función de la variedad y del tiempo que se han dejado crecer. La mayor parte de éstos son variedades especiales, que solamente están disponibles recién recolectados y no se conservan durante mucho tiempo. Se suelen consumir (hojas incluidas) crudos, en ensaladas como los rábanos y, dependiendo de la variedad tienen una carne amarilla, anaranjada o rojiza.
Un nabo muy popular en Sudamérica es el Raphanus sativus, nabo blanco, el cual es más grande que el nabo europeo. Fuente, Imagen.Fin