Metate

El Metate (1)
Por: Ramón Cordero G.

Es una paradoja que durante cientos de años haya sido indispensable en cualquier vivienda y que ahora sea el menos común de los utensilios que aún perduran.
Es una piedra labrada cuya superficie tiene la forma de un rectángulo plano en su cara superior. Por debajo, aunque mantiene la misma forma, se distinguen claramente tres patas. Dos de ellas son un poco más altas y se encuentran en los vértices cercanos al lado donde se acomoda la persona que lo utilizará. La tercera está en el otro extremo y es baja para que el metate tenga una ligera pendiente.
La piedra es rugosa y eso ayuda a la molienda por la fricción. Podría compararse con lo mismo que se hace para tallar la ropa en las tablas de lavar o en los lavaderos también tradicionales.
Claro que no serviría de nada frotar ahí los granos con la mano, y por eso el metate tiene una “mano” como complemento. En realidad es un rodillo hecho del mismo material y su nombre nahua es metlapil , que ya casi nadie conoce en las ciudades. El metlapil (2) es lo suficientemente largo como para sujetarlo con las manos por sus extremos y apoyar todo el peso de torso para deslizarlo sobre los granos o lo que se pretende moler. Piedra contra piedra que desmorona lo que haya entre ellas.

(1) En lengua náhuatl, metatl es el nombre del utensilio de piedra.
(2) Pilli significa hijo en náhuatl, así que metlapil sería, de manera muy poética, hijo o ayudante del metate. Fuente.Fin